Medidas frente al COVID-19

PROTOCOLO DE LIMPIEZA

La Casa de Valérie se adapta a las nuevas necesidades de higiene pasando de limpiar a desinfectar, para aumentar al máximo el nivel de protección.

Le indicamos las pautas que respetamos cuando limpiamos las habitaciones entre una estancia y la siguiente:

1. Utilizamos artículos desechables para limpiar. Nos protegemos con guantes, batas y mascarillas. Tiramos los guantes a la basura cuando terminamos y nos lavamos las manos inmediatamente después de quitárnoslos.

2. Ventilamos las habitaciones antes de limpiar. Dejamos que entre aire fresco durante al menos 20 minutos y, si es posible, mantenemos las ventanas abiertas hasta que se termine la limpieza de la habitación.

3. Nos lavamos bien las manos antes y después de cada turno de limpieza. Nos frotamos con agua y jabón durante al menos 20 segundos o, si no es posible, utilizamos un desinfectante de manos que tenga al menos un 60 % de alcohol.

4. ¡Limpiar y desinfectar son cosas distintas! Usamos agua y detergente o jabón para eliminar la suciedad, la grasa, el polvo y los gérmenes. Una vez que la superficie esté limpia, pulverizamos con una sustancia desinfectante.

5. Evitamos tocarnos la cara cuando estamos limpiando. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan no tocarse la cara, la nariz ni los ojos sin haberse lavado las manos antes para prevenir la propagación de los gérmenes, así que tenemos mucho cuidado mientras limpiamos.

6. Utilizamos el desinfectante adecuado. Los expertos afirman que los desinfectantes domésticos más habituales registrados por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos y los productos de limpieza con lejía diluida o un mínimo del 70 % de alcohol eliminan el coronavirus eficazmente. Prestamos especial atención a las superficies que se tocan a menudo, como los interruptores, los pomos de las puertas, los mandos a distancia y los grifos.

7. No nos olvidamos de los sofás, las alfombras, las cortinas y otras superficies blandas y porosas. Primero eliminamos cuidadosamente la suciedad visible, y después utilizamos el producto más adecuado para cada material.

8. Lavamos la ropa de cama a la máxima temperatura recomendada por el fabricante. Hacemos lo mismo con las sábanas, fundas de colchón, mantas, toallas y paños de la cocina. Además, utilizamos guantes para organizar estas prendas antes de lavarlas y procuramos no moverlas mucho para propagar los gérmenes lo menos posible.

9. Limpiamos y desinfectamos los cestos y cubos de la ropa sucia. Cubrimos con un forro que es desechable o que se puede meter en la lavadora.

10. Vacíamos la aspiradora cuando terminamos. Desinfectamos la aspiradora y otros electrodomésticos de limpieza, como el lavavajillas y la lavadora.

11. Ponemos bolsas en los cubos de la basura.

12. Tiramos los artículos de limpieza que usamos o los lavamos bien. Si utilizamos papel de cocina, toallitas desinfectantes y otros productos desechables, sacamos la basura en cuanto hemos acabado. En caso de que usemos trapos de tela y otros artículos reutilizables, los lavamos a máquina a la máxima temperatura que permite el material.

13. Tenemos mucho cuidado al quitarnos los artículos de protección. Esto incluye batas, guantes o mascarillas, por ejemplo. Una vez que hayamos terminado de limpiar, nos los quitamos de inmediato y los tiramos a la basura o los lavamos como corresponda. Y no olvidamos lavarnos las manos durante al menos 20 segundos después.